Experiencia Apple

CategoriesBranding
Experiencia Apple

Como todos sabéis, Apple es una de las empresas mas valiosas del planeta. Cada año suma beneficios y cada año nos sorprende con nuevos productos que lanza al mercado con un séquito de fans que los esperan. Aunque es cierto que hace algunos años que ya no está a la vanguardia en innovación tecnológica, Apple consigue crear un mundo al que muchos queremos pertenecer.
Pero en esta ocasión os quiero contar una experiencia personal que me ha hecho vivir en primera persona lo que realmente es la marca Apple. No han sido sus novedosos diseños ni la sencillez de su interfaz. Han sido sus empleados, los que gracias a un buen engagement han conseguido transmitirme su filosofía.
Hace unos días se rompió la pantalla de mi ordenador nuevo.Como por arte de magia de un día al otro apareció rota. Así, sin más. Difícil de creer para mis ojos estupefactos al descubrir semejante suceso, y más difícil de creer para cualquier ser humano que utilice la lógica. “Las cosas no se rompen solas” decían algunos. “Le habrás dado con algo sin darte cuenta” decían otros. Me encontraba en mi oficina, con mi iMac nuevo roto y una versión de los hechos poco convincente para mis conocidos… ¿cómo me iban a creer en el servicio técnico?

Tras varios intentos para poder concertar cita con el GeniusBar, lo que se produjo gracias a largas colas en la Apple Store, conseguí que me recibieran. Ahí estaba yo, cargado con mi 27 pulgadas, tras haberlo paseado por medio Madrid, en unas fechas poco recomendables por la gran cantidad de personas que tuve que sortear para evitar ni tan siquiera rozarles con una caja cuanto menos voluminosa.

Llegué a la Apple Store y me atendió un chico muy amable, Rubén. Frente a todo pronóstico Rubén creyó mi versión de rotura espontánea e hizo todo lo posible por ayudarme: pensar, hablar con un jefe, volver a pensar, ofrecerme soluciones fuera de garantía y volver a hablar con los jefes. Pero lo que más me llamó la atención de Rubén, y realmente con lo que más me ayudó, fue con su compromiso por transmitirme los valores de la marca. Rubén me dijo: “estoy aquí para creerte y defenderte”. Como si de un aliado se tratase. Como si contase con la ayuda de un espía que se había infiltrado en la cúpula mayor de la compañía. Estaba dispuesto a creer mi versión y a luchar por ella puertas adentro, donde ningún mortal que no porte una camiseta roja puede pasar. Y lo hizo sinceramente. ¡Vaya si lo hizo! El compromiso de Rubén fue lo que realmente, pese a saber que probablemente me volvería a casa de nuevo con mi mac roto y sin arreglar, hizo que me tranquilizase. Rubén, consiguió que mi frustración se canalizase y que después de todo, no le guarde rencor a la marca. Porque creedme si os digo que estaba muy decepcionado.

Sin embargo, esto demuestra el poder del empleado. De tratar bien y formar a quien da la cara por nuestra compañía. Esto demuestra que Apple es una gran marca más allá de un logotipo bonito, unos diseños modernos o unos precios muy elevados. Rubén es Apple, y gracias a eso, yo sigo siéndolo también.

Comentarios

  1. ANTONIO HIGUERA DE FRUTOS

    grande Alex, grande.

    1. Álex Rojo

      Gracias Antonio, ¡un saludo muy fuerte!

  2. Nan

    Viva Ruben!!Mas Rubenes y menos do it yourself 🙂

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies