Si eres una marca, sé como la nieve

CategoriesSin categoría
Si eres una marca, sé como la nieve

Cosas que una marca debería aprender de la nieve y aplicar en su estrategia.

Nieva en Madrid. El colapso en el tráfico es inminente. Las calles, más mojadas que limpias, se llenan de pequeños copos cristalinos de una nieve inesperada pero seductora. El cuerpo de bomberos se prepara para la catástrofe. Los guardias de tráfico se enfundan sus guantes como actores que se visten justo antes de la función. Todo parece presagiar un Apocalipsis efímero que durará en nuestro recuerdo tanto como aquel anuncio que vimos en no sé dónde.

Pero esto no es una noticia más sobre la nieve y sus terroríficas consecuencias en una urbe mal gestionada y organizada. Hoy voy a hablar de un fenómeno que va mucho más allá de lo esperado: “las marcas, la nieve y la felicidad que generan”.

Me llama mucho la atención cómo la nieve es un fenómeno metereológico único entre los miles que se suceden diariamente. Es unánime la sensación de gozo y sorpresa que experimentan los individuos ante este hecho. Hoy, jueves 23 de Marzo, ha nevado en Madrid, y han llegado a mí mensajes de WhatsApp, llamadas de teléfono de familiares, correos electrónicos… todos sorprendidos. Aquí en el estudio la gente corría al grito de “¡está nevando!” con la cara de un niño delante de un escaparate de caramelos.

Observando todo esto he empezado a reflexionar: ¿por qué nos gusta tanto que nieve? ¿Qué produce en nosotros este hecho, que no deja de ser comparado a la lluvia y relacionado directamente con el frío invierno? He querido relacionar las conclusiones que he obtenido directamente con mi profesión y he visto el potencial de esta teoría. Si eres una marca, sé como la nieve.

Has de gestionar tu marca para que, de vez en cuando, ocurran fenómenos que generen tanta sorpresa, tanta emoción e ilusión y tanta expectativa como sucede con la nieve.

La nieve gusta por lo inesperado. Durante el invierno muchas veces se oye el riesgo de nieve o cómo grandes nevadas cubren lugares lejanos, puertos de montaña, pueblos idílicos de la sierra. Vemos cómo nieva en Nueva York, vemos cómo nieva en las películas dulcificadas de navidad… La nieve nos cuenta una historia, nos abre un mundo de relatos del que muy pocas veces nos hace partícipes. Pone al individuo en el foco. Es el protagonista de ese momento único y especial que sucede muy pocas veces. Todo el mundo corre a contarle a los demás que está nevando. Esos demás que también están viviendo la nieve como ellos, pero se lo cuentan como si solo ellos y nadie más que ellos pudieran verlo. “¡Está nevando! ¡Qué pasada!”. El individuo es el centro de la experiencia y quiere compartirla.

He aquí el paradigma de las redes sociales y del nuevo camino que le toca recorrer al branding. Conecta tu marca con los usuarios y deja que la vivan, que la sientan, que la cuenten. Haz que tus experiencias positivas sean sorprendentes e inspiradoras y cuenta historias capaces de ser vividas.

En definitiva, sé más como la nieve. No tengas miedo de hacer algo que no se espera de ti. Solamente deja que los demás disfruten de aquello que tienes que ofrecerles.

Be snow, my friend.

Comentarios

  1. Nan

    Let it snow, let it snow 🙂

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies