4 cosas que aprendí de Branding viendo ‘Juego de Tronos’

CategoriesBranding, Marca
4 cosas que aprendí de Branding viendo ‘Juego de Tronos’
(Atención, esta entrada puede contener spoilers de todas las temporadas de Juego de tronos. Si aún no has visto todos los episodios o pretendes verlos en algún momento, lee bajo tu responsabilidad)

 

La séptima temporada de Juego de Tronos ya ha terminado. Ha sido una de las temporadas más flojas desde nuestro punto de vista. No obstante, y transcurrido ya el final, reconocemos que estamos más enganchados que nunca. Creo que aún no estamos recuperados cien por cien del shock producido por el final apocalíptico del 07×7.

Pero Juego de Tronos no es solamente una serie épica llena de sangre, sudor y sexo. Es también una lección de branding en estado puro.

¿Crees que no es cierto y que nada tiene que ver el tocino con la velocidad? Es más que posible y aquí os traemos unos ejemplos que demuestran que, si has visto la serie, ya sabes mucho más de marcas de lo que creías.

EL TERRITORIO

En branding el territorio de marca es el espacio que elegimos para liderar el mercado con nuestra promesa de valor. Existen multitud de territorios, muchos ya están gobernados por grandes marcas, pero es necesario identificar cuáles no para clavar ahí nuestra bandera y desarrollar nuestra estrategia. Es algo así como Daenerys llegando a Desambarco del Rey para decirle a Cersei que ahora ella es la reina. No basta con eso. Hay que desplegar todo tu arsenal como marca para que el líder del mercado vea tambalearse su imperio. Pero no hay que confiarse; cuando de lucha de marcas se trata, todo puede pasar.

El LOGOTIPO

Es la parte visible de la marca. La seña de identidad que todos reconocen y a la que todos aman, admiran u odian. Cada casa en Juego de Tronos tiene su propia simbología: el león, el ciervo, los dragones… Tan importante es tener ejército como un gran símbolo que los represente y comunique a las personas dónde estás, cuáles son tus dominios, por dónde te mueves y a quién apoyas. En muchas escenas de la serie hemos visto cómo, cuando un ejercito tomaba un castillo, lo primero que colocaban eran los estandartes y pancartas de la casa a la que representaban. Mucho antes de retirar los cadáveres del suelo, el logotipo de la casa ya ondeaba en lo alto de las torres. Es curioso, ¿no? Esto nos dice: “en todo lo que haga tu marca, deja tu huella, pon tu logotipo”.

Un dato interesante y que posiblemente pasaste por alto es cómo en la primera temporada de Juegos de Tronos, Meñique presumía orgulloso de haber creado su propio sello (imagotipo), un ruiseñor que lo identificaba, ya que, como comentaba, no le quedaba familia ni casa a la que pertenecer. Es destacable esto para entender cuán importante es la imagen de marca personal. Da igual lo grande que sea tu empresa o si la empresa eres tú solo como freelance: todos necesitamos ser representados de algún modo. Cuanto más consigas diferenciarte, mayor probabilidades de éxito tendrás. Tampoco le ha ido mal al ruiseñor… ¿O sí?

LA ESTRATEGIA

La batalla de los bastardos. Es en este episodio donde nos dimos cuenta de la importancia de tener una buena estrategia y un As bajo la manga. Cuando tu marca es pequeña pero destaca, vendrá una marca más grande a intentar aplastarte, meterte miedo y acorralarte. Es posible que lo consiga a no ser que tengas un buen plan de contraataque, un efecto sorpresa que tu principal competidor no se espere, tal y como vimos en este capítulo. El reducido ejército de Jon Nieve, gracias al poder de Sansa, atacó por sorpresa al de Ramsay Bolton. Un ataque inesperado que lo dejó más descolocado y amedentrado que nunca. Es ahí donde tu marca se vuelve fuerte, donde tu ventaja competitiva te hace liderar para dar el siguiente paso y convertirte, si procede, en el nuevo Rey en el Norte.

LA PROMESA DE VALOR

Puedes engañar a muchos algún tiempo, puedes engañar a algunos mucho tiempo, pero no puedes engañar a todos todo el tiempo. Esto es lo que debió de pensar Meñique antes de jugársela traicionando a todo al que se acercaba. La manipulación, la mentira y el engaño tarde o temprano sale a la luz. Si eres una marca pequeña, no te vendas como una grande. Haz de tus valores y atributos tu bandera. Sé sincero y honesto con tus capacidades y llegarás mucho más lejos que queriendo ser algo que no eres. Al final alguien se dará cuenta y posiblemente ya sea demasiado tarde.

Bonus Reflexión

¿Crees que tu marca puede tener éxito con cualquier emblema o logotipo? ¿Crees que un “dibujito” hecho por tu sobrino en Photoshop es lo suficientemente potente como para competir en un mercado donde las grandes compañías invierten miles de euros en sus marcas?
De acuerdo, sigue pensando así, iremos a verte al otro lado del muro.

Comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies